Desarrollo sostenible en el medio rural

Los que trabajan en el medio rural bajo el prisma de la sostenibilidad tienen delante un caleidoscopio de componentes que hace que su actividad sea necesariamente muy compleja. Experiencias del proyecto DiálogosRB.net abordan dos temas de gran relevancia: reconducir el sector agrícola hacia prácticas sostenibles y la mujer rural como motor de emprendimiento y actividad económica.

Un aspecto muy interesante a comentar es cómo empieza una iniciativa de este tipo y cómo se extiende en el tejido social hasta que su implantación produce efectos visibles.

Acerca de Dialogos

Cristina Herrero Molino. Licenciada en Ciencias Geológicas y Profesora de Enseñanza General Básica. Toda la vida profesional ha girado en torno a temas ambientales y ciencias de la tierra. Principal dedicación: docencia universitaria en las universidades de Sevilla y Autónoma de Madrid y, la más prolongada, desarrollo del Programa MAB de la UNESCO en España y coordinación de la Red Española de Reservas de la Biosfera. Ha participado muy activamente en la organización de dos de los cuatro encuentros mundiales de reservas de la biosfera (Sevilla, 1995, y Madrid, 2008) y en la elaboración de los documentos elaborados en ellos, y también en la elaboración de los documentos recientes del Programa MAB: Estrategia MAB 2015-2025 y Plan de Acción de Lima 2016-2025. Desde 2016, Consultora desde la empresa YÉFIRA ALFA S.L.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo rural. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Desarrollo sostenible en el medio rural

  1. Javier Aroztegui dijo:

    El empoderamiento y el emprendimiento protagonizado por las mujeres, como el que se ha dado en la Reserva de Alto Bernesga, permite que tomemos conciencia de cómo las transformaciones socio-culturales que están teniendo lugar se convierten en una fuente de oportunidades que se vienen a sumar a las ya tradicionales en lo tocante a desarrollo local. En este sentido, nuevas creencia, nuevas perspectivas sobre grupos de personas y territorios, nuevos hábitos, nuevos usos, nuevos visitantes, etc., se convierten en nuevas posibilidades de acción en el territorio. Esta buena experiencia nos habla de cómo el nuevo papel del grupo social formado por las mujeres ha traído nuevas vías de desarrollo al territorio. Cambio es oportunidad y creo que están aún por explorar, de forma amplia e imaginativa, muchas de las posibilidades y potencialidades que los cambios nos están ofreciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *